Dr. Jordi Sasot Llevadot

Es médico especialista en Psiquiatría y Pediatría por la Universidad Autónoma de Barcelona (Unidad Docente Vall d'Hebron) desde el 1983.

Magíster en Psiquiatría y Psicología Infanto-Juvenil por el Departamento de Farmacología y Psiquiatría de la Universidad Autónoma de Barcelona con la cualificación de Sobresaliente.

Colegiado por el Col·legi Oficial de Metges de Barcelona con el nº 13.345.

Pertenece al Cuerpo Facultativo del Centro Médico Teknon dónde dirige la Unidad de Paidopsiquiatria (Psiquiatría y Psicología Infanto-Juvenil).

Presidente de la Societat Catalana de Psiquiatria Infanto-Juvenil, de la Acadèmia de Ciències Mèdiques de Catalunya i Balears (2003-2007).

Miembro de la Asociación Española de Psiquiatria del Niño y del Adolescente.

Miembro de la ESCAP (European Society for Child and Adolescent Psychiatry).

Miembro de la AACAP (American Academy of Child and Adolescent Psychiatry).

Miembro de la Societat Catalana de Pediatria.

Miembro de la Asociación Española de Pediatria.

Miembro del Consell Assessor del Pla Director de Salut Mental i Addiccions del Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya. (2003-2012)

Profesor del Postgrado en Psiquiatría Infanto-Juvenil de la Facultat de Medicina de la Universitat Autònoma de Barcelona.

Miedo a separarse de los padres

Artículos de prensa

La ansiedad por separarse de los padres es adaptativa en la etapa entre los 6 y 24/36 meses, en la que el niño se siente inseguro en alejarse de los padres. A partir del momento en que el niño empieza a hablar y socializarse la ansiedad disminuye.

Hay un proceso clínico llamado ansiedad de separación en el que el niño tiene miedo de afrontar la separación de sus padres. Aunque esto puede tener una relativa importancia en la etapa preescolar, ya no es así en la etapa de educación primaria.

Para que un niño / a presente este tipo de alteración emocional deben darse tres de estas situaciones y deben perdurar más de un mes:

  • Excesivo malestar cuando sólo piensa en la separación.
  • Gran preocupación por perder sus figuras parentales y pensar que puedan hacerse   daño.
  • Gran preocupación que pueda haber un evento importante que los separe.
  • Resistencia a ir a la escuela y / o campamentos escolares.
  • Resistencia a irse a dormir sin las figuras parentales.
  • Quejas somáticas al separarse de sus padres.

Hay que valorar estos aspectos para diferenciar actitudes fruto de la sobreprotección, de señales de alarma psicopatológica que requieren de intervenciones no sólo educativas.

La información proporcionada en esta web, es sólo para su conocimiento general y no es sustitutivo de consejos médicos o profesionales para condiciones médicas específicas. Usted no debe utilizar esta información para diagnosticar o tratar ningún problema de salud o enfermedad sin consultar a un profesional médico.

Web actualitzada el Viernes 15 Noviembre 2019, 11:34